Camino a la ansiada liberación del yugo español

Hechos históricos como la Independencia de Estados Unidos (1776), la Rebelión de Túpac Amaru II (1780-1783) y la Revolución Francesa (1789) sirvieron de guía y ejemplo a las colonias españolas de América para luchar por su independencia, forjar su propio destino y su propia soberanía.

Durante el periodo virreinal la estratificación social consistía en diferentes clases sociales en donde cada una de ellas gozaban de privilegios y prohibiciones, por lo cual existía un profundo descontento entre ellos dada a la discriminación, abusos e injusticias que eran objeto por parte del gobierno español. También en esta época los criollos y mestizos afianzaban su conciencia nacional y el ideal libertario formando así cimientos de la emancipación de la patria.

Los Criollos; descendientes directos de españoles por línea materna y paterna nacidos en América. Eran adinerados que gozaban de ciertos privilegios, pero prohibidos de ocupar cargos públicos, esto dio lugar que a lo largo del siglo XVI este sector poblacional fuera improductivo. En el siglo XVII este grupo postergado aumenta en número y un grupo de ellos se dedica a cultivar su intelecto y otros al comercio. En este grupo se incluía también a criollos pobres y a profesionales mestizos y obreros quiénes apostaron decididamente a favor de la emancipación peruana. En el siglo XVIII mediante reuniones culturales e información del exterior hacen eco de otras formas de pensar y comienzan a combatir la tiranía española y a forjar la vía para lograr la emancipación de España y construir una sociedad libre, justa e igualitaria.
En este contexto, surgen eminentes personajes: los precursores y próceres, hombres de amplia visión, integridad y dignidad que se agrupan bajo dos propósitos: reformistas y separatistas.
Precursores reformistas que apostaban por el mejor ordenamiento del sistema colonial y culpaban a los funcionarios por los abusos cometidos en contra de los conquistados. Estos no estaban en contra de la corona española.
Entre los mas prominentes de este grupo fueron:
José Hipólito Únanue médico catedrático peruano fundador de la Escuela San Fernando de Medicina. Contribuyó a la formación del a “Sociedad Amantes del País” y escribió en el “Mercurio Peruano” su desasosiego por la situación de desigualdad y proponía cambios en el sistema administrativo colonial.
José Baquíjano y Carrillo uno de los mas grandes intelectuales del Virreinato del Perú descendiente de conquistadores y fundadores de Lima. Fue abogado y catedrático de la Universidad de San Marcos. En 1781 en su discurso en presencia del Virrey Don Augustín de Jaúregui expresó su posición reformista y rechazó la explotación y el desprecio al indígena por parte de los gobernantes.
Toribio Rodríguez de Mendoza, Doctor en Teología de la Universidad Mayor de San Marcos, natural de Chachapoyas, Amazonas, es considerado como el máximo representante del grupo reformista, fue docente en el Real Convictorio de San Carlos y desde sus aulas inculcó a sus discípulos el ideal de la libertad de la patria, allí formó a muchos lideres de la emancipación. Su rúbrica se encuentra en el “Acta de la Independencia.”
Entre otros precursores reformistas se encuentran el abogado arequipeño Mariano Alejo Alvarez y a Don Manuel Lorenzo Vidaure que en su obra “Plan Perú” expone los defectos del gobierno colonial.
Precursores separatistas, ideólogos de los siglos XVIII-XVIX, hombres con gran pensamiento patriótico que lucharon por la separación de España y su independencia política, en este grupo tenemos a:
José de la Riva Agüero, aristócrata criollo autor de “Manifestación Histórica Política de la Revolución de América” en ella aduce que las 28 causas de la separación de España son de orden social, económica y política, fue el primero en fomentar la inquietud revolucionaria entre los limeños de esa época.
Juan Pablo Vizcardo y Guzmán oriundo de Arequipa, influyo activamente en la idea independentista, autor de “Carta a los Españoles Americanos” en donde plantea y fundamenta el por qué luchar por la independencia de la patria y el alejamiento de España.

Como se ve, esta misión emancipadora no fue sencilla ni fácil puesto que había que unificar muchas voluntades e intereses en la sociedad virreinal. Con el paso del tiempo se fue dando la unificación de criollos, mestizos y otras clases sociales tales como indios y negros como resultado de un buen trabajo de coordinación y organización de sus lideres que lograron estabilizar y fortalecer las filas patrióticas y alimentaron sus ideas emancipadoras.
Siendo el virreinato peruano el centro de la operación virreinal debido a que era la sede de la autoridad de la corona española y por lo tanto centro del poderío español, era urgente la necesidad de su independencia para así lograr no solamente la independencia de Perú sino la de toda América, para este fin se logro la intervención de las corrientes libertadoras del Norte y del Sur lideradas por Don Simón Bolivar y Don José de San Martín respectivamente quienes logran la consolidación y afianzamiento de la Independencia Hispana.
Dos José de San Martin arribó con su ejercito libertador a Pisco, Perú el 8 de setiembre de 1820 y el 28 de julio de 1821 proclamó la Independencia del Perú.
Simón Bolivar consolida la Libertad con las batallas de Junín y Ayacucho donde se firmó la capitulación, España admite su derrota y se retira definitivamente del territorio americano en 1824.

Share our website
Translate »